Productos para Niños con Alergia Alimentaria
Contáctanos y te orientaremos. Whatsapp +569 48803216

Leche de Cabra: ¿entera o descremada?

Un estudio publicado en agosto de 2017 en la Revista de Producción Animal (Rev. prod. anim. vol.29 no.2 Camagüey may.-ago. 2017), resalta las notables características de la leche de cabra.

La revisión bibliográfica se titula “Composición, cualidades y beneficios de la leche de cabra” (Composition, Attributes and Benefits of Goat Milk), y fue liderada por Adela Bidot Fernández, del Centro de Investigaciones para el Mejoramiento Animal de la Ganadería Tropical (CIMAGT).

De la revisión se pueden extraer datos, citas y conclusiones tremendamente interesantes sobre esta leche, destacando lo relacionado con niños con Alergia a la Proteína de la Leche de Vaca (APLV), para quienes la leche de cabra sería una gran alternativa (al fin se aclara la duda: ¿puede un niño alérgico alimentario consumir leche de cabra? ¡Por supuesto que puede probar! ¡Se pone énfasis en que otorga una gran tolerancia!). Además, es importante destacar que el estudio indica que los beneficios de la leche de cabra están contenidos en la leche entera, dejando fuera la descremada.

A continuación, te dejamos varias citas muy interesantes extraídas de esta revisión, comenzando con aquellas relacionadas con alergias alimentarias. Nos parece súper relevante compartir todo esto contigo; al final del texto, te dejamos un enlace para que revises el estudio original completo:

Leche de cabra y niños alérgicos: ¿qué dice la ciencia?

“Muchas personas a quienes la leche de vaca les provoca reacciones alérgicas pueden beber leche de cabra sin inconvenientes pues contiene una proteína de diferente tipo.”

“La leche de cabra contiene 13% menos lactosa que la leche de vaca y 41% menos que la leche humana. Es antialérgica porque contiene niveles muy bajos de lactosa. Los bebés y los lactantes toleran muy bien esta leche en caso que la madre no pueda amamantar.”

“En los niños de un año, la incidencia de alergia relacionada con las proteínas de la leche de vaca ha demostrado ser de alrededor del 3 a 8% (Maree, 1978), dónde ha sido la leche de cabra el mejor tratamiento para estos casos de alergia directa o indirecta.” (Brenneman, 1978; Grezesiak, 1989).

“Esta noble sustancia es indicada por médicos y nutricionistas como alimento alternativo en personas alérgicas a la leche bovina, así como a intolerantes a la lactosa. Además, resulta aconsejable para individuos mayores que revelan perturbaciones intestinales.” 

“Muy importante es destacar, que la corporación médica internacional certifica que la leche de cabra consigue revertir problemas alérgicos en niños que van del 50 al 80%.” (Fuenmayor, 2012).

“La leche de cabra se asemeja en su composición a la leche materna y es sana y nutritiva. Muchas personas a quienes la leche de vaca les provoca reacciones alérgicas pueden beber leche de cabra sin inconvenientes pues contiene una proteína de diferente tipo.” (Sánchez, 2011; Bidot et al., 2014).

“Aproximadamente el 40% de todos los pacientes sensibles a las proteínas de la leche de vaca toleran las proteínas de la leche de cabra, posiblemente debido a que la lactoalbúmina es inmunoespecífica entre ambas especies.” (Chacón, 2005).

“Podemos decir que la leche de cabra es recomendable para aquellas personas que tienen problemas digestivos como úlceras, gastritis, trastornos hepáticos y no pueden consumir leche de vaca. En cuanto a las alergias, en particular aquellas debidas a alguna proteína láctea bovina”.

¿Qué otros beneficios tiene la leche de cabra?

“La composición grasa de la leche de cabra es la principal responsable de sus propiedades contra el colesterol alto, pues impide que se absorba el exceso de ácidos grasos saturados del organismo, de esta forma se reduce la concentración de colesterol LDL y triglicéridos y aumenta la concentración de colesterol HDL o bueno.” (CAPRAISPANA, 2011).

“La leche de cabra es cercana a ser un alimento casi perfecto con una estructura sorprendentemente similar a la leche materna. Estas diferencias en muchísimos casos repercuten en una gran cantidad de ventajas nutricionales de esta leche por sobre muchas de las fuentes tradicionales.” (Chacón, 2005).

“El sabor de la leche de cabra difiere muy poco del gusto de la de vaca, presenta similar cantidad de hierro, proteínas, grasa, vitamina C y D; exhibiendo mayor contenido de calcio, potasio, manganeso y fósforo, como también de vitaminas A y B”.

“Se estima que la leche de cabra es capaz de proporcionar por día toda la proteína que un niño necesita hasta los 8 años de edad y el 6% hasta los 14 años; además por si sola suple 35 g de proteína por litro, lo cual es el 54% de los 65 g/día requeridos por la mujer en lactancia o embarazada”. (Capra, 2004; Candotti, 2007).

“La leche de cabra es una alternativa mucho más sana, especialmente si se consume entera y de una buena fuente orgánica. El Departamento de Fisiología de la Universidad de Granada ha puesto de manifiesto que la leche de cabra posee más propiedades beneficiosas para la salud que la de vaca. En el artículo publicado en Andalucía Investiga, se expresa que la leche de cabra ayuda a prevenir la anemia ferropénica (falta de hierro) y la desmineralización ósea (osteomalacia)”.

“La mayoría de la gente que bebe esta leche no es gorda y no tiene alergias ni trastornos digestivos (Edward, 2012). Los probióticos y otros productos elaborados con leche, superan con mucho sus equivalentes elaborados con leche de vaca”. (Solís y Castro, 2007; Flores Córdova et al., 2009).

“Además, una característica de la leche de cabra es el pequeño tamaño de los glóbulos grasos comparados con el de los glóbulos en la leche de vaca (…) lo cual se ha asociado con una mejor digestibilidad”. (Alais, 1988; University of Maryland, 1992).

“Los contenidos de ácidos grasos esenciales y de cadenas cortas hacen de la leche de cabra un alimento saludable desde un punto de vista cardiaco (Capra, 2004) así como tienen gran importante en la nutrición de infantes que presenten eczemas atípicos atribuidos a leches maternas con un perfil anormal de ácidos grasos, especialmente el linolénico”. (Haenlein, 2002).

“La leche de cabra es de más fácil digestión siendo ideal para integrar la dieta de convalecientes con alteraciones gástricas, úlceras y colitis por sus altas cualidades de poder buffer (neutralizante de la acidez)”.

“Los ácidos grasos contenidos en la leche de cabra tienen una cualidad metabólica con una capacidad única de limitar depósitos de colesterol en los tejidos corporales. Tiene menor nivel de colesterol”.

“La leche de cabra, en comparación con la leche de vaca, tiene la misma cantidad de proteínas, grasa, hierro, vitamina C y D. La leche de cabra contiene mayor cantidad de vitaminas A y B y menor contenido de lactosa. Además, protege contra la osteoporosis y contra la anemia ferropénica”.

Conclusión del Estudio

A continuación, publicamos de forma textual la conclusión de esta revisión bibliográfica:

“La leche de cabra, por sus características, su valor biológico como sustituto de la leche materna, sus principales componentes y las cualidades y los beneficios para la salud humana, permiten que se recomiende sobre todo, a los niños con intolerancia a otras leches cuando manifiestan alergias, en particular aquellas debidas a alguna proteína láctea bovina y a aquellas personas que tienen problemas digestivos como úlceras, gastritis, trastornos hepáticos, caquexias y no toleran la leche de vaca”.

Si ya sabíamos que era buena, nos alegra mucho leer que es, como se cita, “un alimento casi perfecto”. Y, lo mejor, es que es muy noble, ya que permite realizar deliciosas preparaciones. Te invitamos a probarla!!

Carro de Compras

0

No products in the cart.

Iniciar Chat
Hola 🖐
Estoy aqui para ayudarte.